Portada
Estos dos planetas no tienen ningún parecido con ninguno de los de nuestro Sistema Solar. Tienen océanos interminables, así lo ha manifestado Lisa Kaltenegger, del Instituto Max Planck de Astronomía del CfA y autora del informe. "Allí podría haber vida, pero ¿tendrían tecnología como la nuestra? La vida en estos mundos no tendría un fácil acceso a los metales, a la electricidad o al fuego para la industria metalúrgica. No obstante, estos mundos aún serían hermosos planetas azules orbitando una estrella rojiza, y tal vez los incentivos para la vida conseguirían un estado tecnológico que nos podría sorprender".

Image



Estos dos "planetas acuosos" orbitan la estrella Kepler-62. Este sistema de cinco planetas posee dos mundos en la zona habitable (se encuentran a una distancia de su estrella tal que reciben suficiente luz y calor para que pueda existir, al menos teóricamente, agua líquida en sus superficies). Los modelos de los investigadores del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics (CfA) sugieren que ambos planetas son mundos acuosos, sus superficies se encuentran completamente cubiertas por un océano global sin nada de tierra. Kepler-62 es una estrella de tipo K, ligeramente más pequeña y fría que nuestro Sol. Estos dos mundos de agua denominados Kepler-62e y 62f orbitan a su estrella cada 122 y 267 días respectivamente.

Fueron encontrados por la nave espacial Kepler de la NASA que es capaz de detectar planetas que transitan (pasan por delante de la estrella anfitriona). La medición del tránsito permite a los astrónomos conocer el tamaño relativo del planeta en relación a su estrella. Kepler-62e es un 60% más grande que la Tierra, mientras que Kepler-62f es solo un 40%, por lo que ambas son super-Tierras. A pesar de su tamaño resultan demasiado pequeños para determinar sus masas, pero los astrónomos creen que están compuestos por roca y agua sin una envoltura gaseosa significante.

Kepler-62e es el más cálido de los dos y podría tener algo más de nubes que la Tierra según los modelos desarrollados por computadora. Kepler-62f es el más distante y tendría efecto invernadero con suficiente dióxido de carbono para mantenerse templado y albergar un océano. En caso contrario podría convertirse en una bola de nieve recubierta de hielo.

"Probablemente Kepler-62e tenga un cielo muy nuboso y sea cálido y húmedo en las regiones cercanas a las regiones polares. Kepler-62f podría ser más frío pero, aun así, sería potencialmente agradable para la vida", ha manifestado Dimitar Sasselov astrónomo de Hrvard y coautor del informe.

Y añadió, "la buena noticia sería que ambos presentaran colores diferentes y contribuyeran a que nuestra búsqueda de señales de vida fuera más fácil en estos planetas en un futuro próximo".

El descubrimiento plantea la intrigante posibilidad de que algunas estrellas de nuestra galaxia podrían estar rodeadas por mundos similares a la Tierra, planetas con océanos y continentes, donde se pudiera desarrollar vida tecnológicamente avanzada.

Sasselov añadió, "imagínese estar mirando a través de un telescopio y ver otro mundo con vida a tan solo unos pocos millones de kilómetros del nuestro, o con la capacidad para poder viajar entre ellos con regularidad. No puedo pensar en una motivación más poderosa que encontrarme en una sociedad con viajes espaciales". La investigación realizada por Kaltenegger y Sasselov será publicada en la revista The Astrophysical Jopurnal.

Fuente: The Daily Galaxy

Universo Al Día

APOD
Imagen del Día

Observatorio (castellano)
APOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

EPOD

EPOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

Cambia la imagen a mostrar:

Otras imágenes: LPOD, ASOD, OPOD, Observatorio de la Tierra (NASA)

Formulario De Conexión

Quién está en línea

27 Visitantes, 0 Usuarios