Portada
Nuestro satélite, la Luna, podría ser un regalo de Venus cuando una vez tuvo una luna y posteriormente la perdió, según sugiere una nueva teoría. Según esta teoría, la gravedad de la Tierra capturó la vieja luna de Venus proporcionando a nuestro planeta su gran satélite natural. Esta idea contrasta con el pensamiento de la mayoría de los investigadores lunares, que creen que la Luna se formó hace unos 4.500 millones de años cuando un cuerpo de tamaño planetario se estrelló a gran velocidad contra la Tierra embrionaria.Nike WMNS Air Force 1 Shadow White/Hydrogen Blue-Purple

Image

Esta ilustración nos muestra la Luna todavía fundida poco después de su formación hace unos 4,5 mil millones de años. (NASA / Goddard Space Flight Center).



Esta hipótesis de un gran impacto presenta sus propios problemas, al igual que todas las teorías de la formación de la Luna que se han discutido en la conferencia acerca del origen de la Luna en la Royal Society. (La Luna: 10 datos sorprendentes).

“Creo que la clave para la comprensión de la Luna puede radicar en que Venus no tenga una, y ciertamente tendremos que razonarlo más”, manifestó Dave Stevenson, profesor de Ciencias Planetarias del California Institute of Technology, quien trató durante la conferencia el tema de Venus. En una entrevista concedida a Space.com después de su presentación, Stevenson manifestó que él mismo propició la teoría del impacto en la formación de la Luna, pero desafortunadamente esta teoría no ha resuelto todos los interrogantes.

¿Cómo consiguió la Tierra su luna?

La teoría de la “captura de la Luna” presupone que la Tierra utilizó su atracción gravitatoria para capturar un cuerpo espacial preformado en su órbita, lo que lo convierte en un satélite del mismo (ver vídeo).

Sin embargo, la composición geoquímica de la Luna y de la Tierra, pueden trastocar esta teoría. Los análisis de las rocas lunares traídas a nuestro planeta por las misiones Apolo han demostrado que, nuestro satélite posee una composición isotópica muy similar a la Tierra.

Los isótopos se refieren a las distintas variedades que presentan los elementos químicos con el mismo número de protones pero diferente número de neutrones. Dos isótopos se comportan químicamente de la misma manera.

Si tanto la Luna como la Tierra tienen isótopos muy similares, convierte a la teoría de la captura muy difícil de mantener, manifestó Alez Halliday, director científico de la Univesidad de Oxford. Tales similitudes isotópicas sugieren que, “la materia de la que se compone la Luna pudo realmente proceder: o bien de la Tierra, o que la materia presente en el disco que formó la Luna se mezcló completamente con la de la Tierra”.

Image

Imagen en falso color de las nubes de Venus observadas por la Venus Monitoring Camera (VMC) de la Venus Express, de la European Space Agency. La imagen fue tomada desde una distancia de 300.000 km el 8 de diciembre de 2011. La Venus Express ha estado en órbita alrededor de ese planeta desde 2006 (ESA/MPS/DLR/IDA).

No obstante, manifestó que, resultan intrigantes algunos aspectos en relación a que la Luna pudo proceder de Venus.

“La razón por la que resulta interesante, es que la Tierra y Venus se encuentran mutuamente cercanos. Tienen masas similares, y se cree que probablemente se formaron de manera similar, así que la pregunta es la siguiente: “Si tanto Venus como la Tierra se formaron de manera similar, ¿cómo es que ésta tiene una luna y Venus no?

La idea de Stevenson sería poder responder a esa pregunta, manifestó Halliday, “daría un nuevo giro a la teoría de la captura”.

Existen muchas teorías acerca de lo que pudo haber sucedido para que un planeta tan pequeño como la Tierra tuviera una gran luna. La teoría más popular da por sentado un impacto, donde los restos de la colisión (una mezcla de la materia de la Tierra y la del otro cuerpo celeste produjo el nacimiento de la Luna). Este cuerpo se quedó para siempre en órbita alrededor de la Tierra vinculado a su nuevo hogar.

Otros proponen que la luna “se fisionó” de la corteza y el manto terrestre debido a la fuerza centrífuga consecuencia de la rápida rotación de la Tierra primigenia.

Otra teoría denominada acreción binaria, propone que la Luna surgió en el mismo momento y lugar que la Tierra.

Lunas errantes

El mayor defecto de las teorías de fisión, captura o acreción binaria es que no pueden dar explicación del gran momento angular del sistema Tierra-Luna.

Los científicos creen que, inicialmente la Tierra estaba girando tan rápidamente que un día solo duraba cinco o seis horas y la Luna se encontraba en una órbita baja, pero que progresivamente, las fuerzas de marea frenaron la rotación de la Tierra y empujaron la órbita de la Luna hasta su posición actual.

Stevenson añadió: La teoría de la captura siempre se enfrentará al reto de explicar la composición similar de la Luna y la Tierra, pero si los científicos pudieran analizar las rocas de Venus y resultara que fueran muy similares a las de la Tierra, podrían argumentar a favor de la teoría de la captura. La idea del gran impacto también presenta problemas para explicar por qué la Tierra y la Luna son tan extrañamente similares.

A pesar de que Stevenson está a favor de la teoría del impacto también elegiría Venus como segunda opción. Y añadió: “No podemos comprender los planetas terrestres a menos que entendamos Venus, y por ahora no sabemos nada de él en términos de isótopos. Y también creo que, como prueba de nuestra comprensión del origen de la Luna, tenemos que conocer si Venus tuvo luna alguna vez”.

Si efectivamente Venus tuvo una luna alguna vez y la perdió, ¿cómo pudo el planeta haber adquirido un satélite en primer lugar?

A diferencia de lo que pudo haber ocurrido con la Tierra, la formación de una luna de Venus podría haber sucedido antes, poco después de la formación del Sistema Solar, añadió Stevenson.“Todavía existen un montón de cosas que pasan como balas a nuestro alrededor”.

Así que, Venus probablemente pudo haber conseguido su luna después de algún tipo de un gigantesco impacto anterior y haber perdido el planeta su luna, bien a consecuencia del choque o por escape. Esto significaría que algún cuerpo pudo pasar cerca del sistema de Venus y diera lugar a apartarlo de su órbita, añadió Stevenson.

Pero a pesar de la idea anterior, la teoría ampliamente aceptada de un gigantesco impacto todavía “no resulta totalmente satisfactoria en todos sus aspectos”, puntualizó Stevenson.

Sean Solomon, director del Lamont-Doherty Earth Observatory de la Universidad de Columbia, está de acuerdo con el planteamiento anterior y añadió: “Todavía estamos en camino del escenario detallado más probable y completo que podría dar explicación a todas las observaciones geoquímicas y geofísicas”, y añadió: Hasta que los científicos hayan resuelto esta situación, incluso la teoría de que la Luna se haya escapado de Venus resulta plausible.

“Incluso la idea del gran impacto, desconocemos el origen del cuerpo impactante. Pudo haber sido un protoplaneta primigenio o una luna de otro cuerpo celeste que haya sido separado del campo gravitatorio de su planeta original o también un gran asteroide. Todas estas opciones todavía se encuentran abiertas”.

Fuente: Space.com

Universo Al Día

APOD
Imagen del Día

Observatorio (castellano)
APOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

EPOD

EPOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

Cambia la imagen a mostrar:

Otras imágenes: LPOD, ASOD, OPOD, Observatorio de la Tierra (NASA)

Formulario De Conexión

Quién está en línea

41 Visitantes, 0 Usuarios