Portada
¿Cómo se desarrolló la vida en la Tierra, a partir de compuestos orgánicos aleatorios hasta su evolución a células vivas? Pudo haber dependido de los impactos de enormes meteoritos y cometas, la misma clase de acontecimientos catastróficos que contribuyeron a poner fin al reinado de los dinosaurios hace 65 millones de años. De hecho, los antiguos cráteres de impacto pudieron ser precisamente donde la vida pudo ser capaz de desarrollarse en una Tierra primigenia manifiestamente hostil.

Image

Los impactos de meteoritos pueden ser destructivos, pero pudieron haber creado el ambiente adecuado para el desarrollo de la vida.



Ésta es la hipótesis propuesta por Sankar Chatterjee, profesor de Geociencias y director de Paleontología del Museo de la Universidad tecnológica de Texas quien añadió “esto es más grande que el descubrimiento de cualquier dinosaurio. Esto es lo que todos hemos estado buscando, el Santo Grial de la Ciencia”.

Nuestro planeta no fue siempre un lugar agradable para la vida, “la bola azul” que conocemos y amamos. En un determinado momento, al comienzo de su historia, era cualquier cosa menos hospitalaria para la vida tal y como la conocemos hoy día. Chatterjee manifestó que, “ha sido una caldera de volcanes en erupción, lluvia de meteoritos y gases tóxicos abrasadores. Mil millones de años más tarde, se convirtió en un planeta apacible, acuoso lleno de vida microbiana (los antepasados de todos los seres vivos)”.

Pero, ¿cómo ocurrió exactamente esa transición? Esta es la gran pregunta de la Paleontología y Chatterjee cree haber encontrado la respuesta en el interior de algunos de los cráteres de impacto más grandes y antiguos del mundo. Después de estudiar las condiciones ambientales de las rocas fósiles más antiguas de Groenlandia, Australia y Sudáfrica, Chatterjee manifestó que, estos podrían ser los restos de antiguos cráteres y posiblemente los mismos lugares ambientales profundos, oscuros y calientes donde comenzó la vida (similares a los que se encuentran cerca de los respiraderos termales de los océanos actuales).

Según Chatterjee, los grandes meteoritos que crearon cráteres de impacto de unos 350 km de diámetro, se convirtieron involuntariamente en los crisoles perfectos. Estos meteoritos también perforaron la corteza terrestre, generando los respiraderos geotermales accionados volcánicamente. También trajeron las unidades elementales básicas de la vida que se pudieron concentrar y polimerizar en las cuencas de los cráteres.

Además de los nuevos compuestos orgánicos, y en el caso de los cometas, cantidades considerables de agua, también impactaron organismos que pudieron haber traído los lípidos (*) necesarios que contribuyeron a proteger el ARN (Ácido Ribonucleico) (**) y su posterior desarrollo.

Chatterjee añadió, “Las moléculas de ARN son muy inestables, en un medio como los respiraderos termales se podrían descomponer rápidamente. Algunos catalizadores como proteínas simples, fueron necesarias para que el ARN primitivo se replicara y metabolizara. Los meteoritos trajeron estas sustancias lipídicas grasas a la Tierra primigenia”.



Image

Cómo los compuestos orgánicos de las cuencas de los cráteres fueron encapsulados en membranas lipídicas y se convirtieron en las primeras células según Chatterjee.



Basadas en las investigaciones realizadas en Australia por el profesor David Deaner de la Universidad de California, los ingredientes indispensables de todas las membranas celulares fueron aportados a la Tierra a través de los meteoritos y existieron en los cráteres llenos de agua.

Chatterjee sugirió que, “estas sustancias lipídicas grasas flotaban en la superficie del agua presente en las cuencas de los cráteres y se desplazaban a las regiones inferiores mediante corrientes de convección. En algún momento durante éste proceso en el transcurso de millones de años, ésta membrana grasa podría haber encapsulado ARN elemental junto con proteínas, como en una pompa de jabón. El ARN y las moléculas de proteínas habrían comenzado a interactuar entre sí y comunicarse. Finalmente, el ARN dio paso al ADN, un compuesto mucho más estable, y al desarrollo del código genético y a la división de las primeras células”.

Y el resto, como se suele decir, ya es historia (bueno, en realidad es biología, algo de química y paleontología... y algo de astrofísica... para hacerte a la idea).

Chatterjee reconoce que serán necesarios más experimentos para dar soporte a ésta idea o refutarla. Él presentó sus conclusiones el 30 de octubre durante la 125ª Reunión Anual de Aniversario de la Sociedad Geológica de América en Denver, Colorado.

Fuente: Universe Today

N. del T.:
(*) Los lípidos son compuestos constituidos principalmente por carbono e hidrógeno y en menor medida oxígeno, aunque también pueden contener fósforo, azufre y nitrógeno. Tienen como característica principal el ser hidrófobas (insolubles en agua) y solubles en disolventes orgánicos como la bencina, el benceno y el cloroformo. En el uso coloquial, a los lípidos se les llama incorrectamente grasas, ya que las grasas son sólo un tipo de lípidos procedentes de animales.

(**)ARN: El Ácido Ribonucleico es una molécula lineal de hebra sencilla encargada de transferir la información genética del ADN (ácido desoxirribonucleico) para que se puedan fabricar las proteínas. El ARN es muy versátil, sirve tanto para intermediar en la expresión de los genes como para actuar de catalizador en la síntesis proteica.

El ARN está formado por una secuencia de nucleótidos. Cada nucleótido contiene una de las 4 bases nitrogenadas propias del ARN: adenina, uracilo, citosina y guanina. En los seres vivos el ARN forma una hebra sencilla, pero que se puede plegar y formar cortos apareamientos intramoleculares.

Universo Al Día

APOD
Imagen del Día

Observatorio (castellano)
APOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

EPOD

EPOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

Cambia la imagen a mostrar:

Otras imágenes: LPOD, ASOD, OPOD, Observatorio de la Tierra (NASA)

Formulario De Conexión

Quién está en línea

44 Visitantes, 0 Usuarios