Los planes para ir a Marte sin billete de vuelta ya han sido forjados. Los alimentos tendrán que ser cultivados allí. ¿Constituye este aspecto un escenario lejano? No para Wieger Wamelink, ecologista de Alterra Wageningen UR, para quien el futuro comenzará el 2 de abril. Él será el investigador acerca de si es o no posible cultivar plantas en la Luna.Air Jordan 1 Retro High OG Wmns "Panda" CD0461-007 Women/Men Super Deals, Price: $98.03 - Air Jordan Shoes

Marte



¿Podrán las plantas sobrevivir en el suelo marciano o en el polvo lunar? Esta pregunta fue propuesta inicialmente con el fin de establecer una colonia en Marte. Dado que el plan no recoge un viaje de retorno, las necesidades básicas tendrán que ser satisfechas en el lugar. "Marte tiene aún por delante un largo camino por recorrer", manifestó Wieger Wamelin. Pero dado que la Luna está más cerca, sería más realista establecer primero una colonia en ella. Además, ya conocemos la composición química del polvo lunar, por lo que estoy tratando ahora de descubrir si las plantas serían capaces de crecer en ese sustrato o si escasearían determinados elementos esenciales. Esto no se ha hecho nunca anteriormente. Poco a poco vamos descubriendo más acerca de Marte, por lo que esta investigación se ha hecho extensiva también a este planeta".

La investigación de Wamelink trata de comparar las necesidades de ciertas especies de plantas respecto a la composición química del suelo de la Luna y de Marte. Alterra posee una base de datos que permite analizar unas 25 precondiciones abióticas de cada especie y establecer si una en concreto puede sobrevivir o no. Las bases de datos también almacenan información acerca de los metales pesados y minerales, aunque aún no existen precondiciones establecidas para estos elementos. Mediante esos datos, será capaz de determinar al menos teóricamente qué especies de plantas serán capaces de crecer en polvo lunar o en el suelo marciano.

Wieger Wamelin añadió: "podremos entonces saber si determinadas especies de plantas silvestres germinarán en macetas con tierra artificial lunar y marciana suministrado por la NASA. El crecimiento de estas plantas podrá así ser comparado frente al desarrollado con el suelo normal de nuestro planeta. Las precondiciones relacionadas con los metales pesados y minerales presentes, podrán ser extraídas a partir de nuestros hallazgos. Nuestra investigación está basada en la premisa de que dispondremos de una atmósfera para su cultivo, bien en cúpulas o similares. También asumimos la existencia de agua tanto en la Luna o en Marte, o bien transportadas desde la Tierra. Las plantas generan oxígeno y dióxido de carbono que se reciclará generando en última instancia una especie de ecosistema".

En una etapa posterior, Wamelink también desea adentrarse en la seguridad alimentaria de los productos agrícolas cultivados bajo las condiciones artificiales de la Luna y del suelo lunar. Los primeros cultivos de prueba en invernaderos comenzarán el 2 de abril.

Fuente: Science Daily