La última imagen hecha pública por el Telescopio Espacial Spitzer, nos muestra estrellas en formación que se están incubando en la cabeza de la nebulosa de Orión. Los astrónomos creen que hace 3 millones de años, una supernova envió ondas de choque a través de esa región, produciendo el colapso de nubes de gas y polvo, dando así comienzo a la formación de una nueva generación de estrellas.

La región captada por el Spitzer se denomina Barnard 30 y se encuentra situada a 1300 años luz, en la constelación de Orión. Más concretamente, se encuentra situada a la derecha de la estrella considerada como la cabeza de Orión, la lambda Orionis.

Puesto que la región se encuentra envuelta en nubes opacas de gas y polvo que oscurecen las imágenes en luz visible, constituyeron un blanco ideal para el Spitzer, el cual puede ver perfectamente a su través en el espectro infrarrojo. Los brillantes matices rojo anaranjados son partículas de polvo calentadas por las estrellas en proceso de formación. Los puntos rojo carmín son las propias estrellas jóvenes inmersas en las nubes de gas y polvo.

Fuente: Spitzer News Release
Imagen: http://www.universetoday.com/.../2007-0518orion.jpg