Se ha detectado Oxígeno en la atmósfera de Dione, luna de Saturno: Este descubrimiento podría significar que los ingredientes para la vida abundan en los cuerpos celestes helados.

Científicos de los Alamos National Laboratory junto con un equipo internacional de investigadores, han anunciado el descubrimiento de iones de Oxígeno molecular (O2+) en la región atmosférica más alta de Dione, una de las 62 lunas conocidas que orbitan Saturno. La investigación fue dada a conocer recientemente en las Geophysical Research Letters y ha sido posible gracias a los instrumentos de a bordo de la sonda espacial Cassini, lanzada en 1997.Mens Flynit Trainers

Dione

Imagen en falso color de la luna de Saturno Dione, realizada por la sonda espacial Cassini en 2005 (NASA/JPL/Space Science Institute).



Dione, descubierto en 1684 por el astrónomo Giovanni Cassini (sonda que le debe su nombre), orbita Saturno a la misma distancia aproximadamente que nuestra luna lo hace a la Tierra. Esta pequeña luna posee tan solo 1.126 km de diámetro y parece que posee una gruesa capa de hielo de agua cubriendo un núcleo rocoso más pequeño. Conforme orbita a Saturno cada 7,2 días, Dione es bombardeada por partículas cargadas eléctricamente (iones) procedentes de la potente magnetosfera de Saturno. Estos iones chocan contra la superficie de Dione provocando el desalojo de iones de Oxígeno molecular hacia la delgada atmósfera de Dione mediante un proceso conocido como vaporización mediante bombardeo con iones (sputtering).

Los iones de Oxígeno molecular son extraídos de la exosfera de Dione mediante la potente magnetosfera de Saturno.

Un sensor a bordo de la sonda espacial Cassini denominado espectrómetro de Plasma detectó los iones de Oxígeno en la estela dejada tras la órbita de Dione, durante su aproximación a la luna en 2010. Los investigadores Robert Tokar y Michelle Thomsen de Los Älamos observaron la presencia de estos iones de Oxígeno.

“La concentración de Oxígeno en la atmósfera de Dione viene a ser aproximadamente similar a la que se podría encontrar en la atmósfera de la Tierra a una altitud de unos 480 km”, manifestó Tokar. “No es suficiente para sustentar vida, pero junto con observaciones similares de otras lunas existentes alrededor de Júpiter y Saturno, constituyen ejemplos categóricos de procesos mediante los cuales, se puede producir una gran cantidad de Oxígeno en cuerpos celestes helados cuando son bombardeados por partículas cargadas o fotones, procedentes del Sol o de cualquier otra fuente de luz que se encuentre cerca”.

Quizás, lo más interesante sea, la posibilidad de que una luna con agua en el subsuelo como la luna de Júpiter Europa, en la que el oxígeno molecular podría combinarse con el carbono en los lagos subterráneos y formar los bloques elementales de la vida. Misiones futuras a Europa podrán contribuir a desentrañar estas cuestiones relativas a la habitabilidad de esta luna.

Se espera que los dos sensores a bordo de la sonda espacial Cassini comiencen a trabajar a partir de éste mes y continúen en abril y mayo, cuando la Cassini se aproxime a Encelado. Esta luna es uno de los cuerpos más brillantes de nuestro Sistema Solar, reflejando casi en su totalidad la luz que incide sobre ella, debido a su brillante superficie constituida por cristales de hielo. La luna también proyecta penachos hacia el espacio exterior desde su región polar sur. Los espectrómetros de iones y de masas pueden contribuir a resolver la composición y naturaleza de estos penachos.

Fuente: Science Daily