Portada
La información procedente de la misión Cassini de la NASA, evidencia que Febe (o Phoebe, como se prefiera), luna de Saturno, presenta características más similares a planetas de lo que se pensó anteriormente.

Los científicos tuvieron el primer encuentro cercano con Febe cuando la Cassini comenzó a explorar en 2004 el sistema de Saturno. Utilizando la información procedente de diversos instrumentos de la sonda espacial y un modelo computerizado de la química, geofísica y geología de la luna, los científicos encontraron que Febe es lo que denominamos planetesimal, o lo que es lo mismo, un resto de bloques de construcción planetaria. Este hallazgo ha sido publicado en el ejemplar de Abril de la revista Icarus.30 Winter Outfit Ideas to Kill It in 2020 - Fashion Inspiration and Discovery

Febe

La verdadera naturaleza de Febe se manifiesta sorprendentemente en este mosaico de dos imágenes tomadas durante el sobrevuelo de la Cassini del día 11 de junio de 2004. (NASA/JPL/Space Science Institute)



“Julie Castillo-Rogez, científico planetario del Jet Propulsión Laboratory (Laboratorio de Propulsión a Chorro) en Pasadera de la NASA, ha manifestado: “A diferencia de los cuerpos primitivos como los cometas, Febe parece que tuvo una evolución activa durante un cierto tiempo antes de detenerse. Los cuerpos como Febe se cree que presentan una rápida condensación. De aquí que se presenten como bloques de construcción planetarias. Esto aporta a los científicos pistas acerca de las condiciones presentes en los tiempos en que nacieron los planetas y sus lunas.”

Las imágenes observadas por la Cassini sugieren que Febe se formó en el Cinturón de Kuiper, la antigua, lejana y helada región de cuerpos rocosos existentes más allá de la órbita de Neptuno. La información disponible muestra que Febe era esférico y caliente en los comienzos de su historia y posee además denso material rocoso concentrado cerca de su núcleo. Su densidad media viene a ser aproximadamente igual a la de Plutón, otro cuerpo del Cinturón de Kuiper. Febe presumiblemente fue capturado por la gravedad de Saturno cuando se acercó de algún modo a este planeta gigante.

Saturno se encuentra rodeado por una nube de lunas irregulares con órbitas inclinadas en su giro alrededor del Sol en el denominado plano ecuatorial. Febe es la mayor de estas lunas y también presenta el rasgo diferencial de que lo órbita en sentido contrario al de las demás lunas. Las grandes lunas de Saturno parecen haberse formado a partir del gas y polvo que circunda el plano ecuatorial del planeta. Estas lunas orbitan actualmente Saturno en el mismo plano.

“Al conjugar los datos procedentes de la Cassini con las técnicas de formación de planetas aplicadas con anterioridad a otros cuerpos del Sistema Solar, hemos sido capaces de retroceder en el tiempo y aclarar por qué es tan diferente del resto de cuerpos del sistema de Saturno”, ha manifestado Jonathan Lunine, uno de los coautores del estudio y miembro del equipo de la Cassini en la Universidad de Cornell, en Ithaca, N.Y.

Los resultados de los análisis sugieren que Febe nació en los primeros tres millones de años del nacimiento del Sistema Solar, hecho que aconteció hace 4.500 millones de años. La luna pudo haber sido inicialmente porosa, pero al parecer colapsó sobre sí misma según se calentaba. Febe desarrolló una densidad un 40% superior a la media de las lunas interiores de Saturno.

Se ha creído durante mucho tiempo, que los cuerpos del tamaño de Febe en forma de “patata” se mantienen así a lo largo de su vida. Si un cuerpo es generado así con antelación suficiente en la historia del Sistema Solar, podría haber albergado distintas clases de material radiactivo que a su vez podrían producir gran cantidad de calor en un breve espacio de tiempo. Esto generaría un calentamiento de su interior y modificaría la forma de la luna.

“A partir de las formas observadas por la Cassini y mediante los modelos de formación de cráteres, hemos sido capaces de determinar que Febe se inició con una forma casi esférica, en vez de una forma irregular suavizada posteriormente mediante impactos”, manifestó Meter Thomas, otro coautor del estudio y miembro del equipo de la Cassini en la Universidad de Cornell.

Febe, probablemente se mantuvo caliente durante decenas de millones de años antes de solidificarse. El estudio también sugiere que el calor también habría permitido albergar agua líquida en algún momento de su existencia. Esto podría explicar la presencia de sustancias ricas en agua presentes en su superficie detectadas con anterioridad por la Cassini.

El nuevo estudio también resulta consistente con la idea de que Febe se enfriara varios cientos de millones de años después, la luna derivó hacia el interior del Sistema Solar en una reconfiguración del mismo. Febe fue lo suficientemente grande para sobrevivir al mismo.

Se conocen que orbitan Saturno más de 60 lunas, las cuales varían drásticamente en su forma, tamaño, origen y edad de su superficie. Los científicos mediante la observación con los grandes telescopios terrestres y las cámaras de la Cassini continúan buscando más.

La misión Cassini es un proyecto de cooperación de la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Italiana. El Jet Porpulsion Laboratory dirige la misión para el Directorio de Misiones Científicas con sede en Washington. El Instituto Tecnológico de California en Pasadera, dirige el JPL para la NASA.

Para obtener más información de la misión Cassini, visite: http://saturn.jpl.nasa.gov.

Fuente: Science Daily

Universo Al Día

APOD
Imagen del Día

Observatorio (castellano)
APOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

EPOD

EPOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

Cambia la imagen a mostrar:

Otras imágenes: LPOD, ASOD, OPOD, Observatorio de la Tierra (NASA)

Formulario De Conexión

Quién está en línea

60 Visitantes, 0 Usuarios