Portada
Encelado, la luna helada de Saturno, se está convirtiendo en el lugar del Sistema Solar más adecuado para la vida tal y como la conocemos exceptuando la Tierra, así lo manifestaron un grupo de científicos del Enceladus Focus Group en el Instituto SETI en Mountain View, California.nike air overlook apartments Retro High OG Wmns "Panda" CD0461-007 Women/Men Super Deals, Price: $98.03 - Air Jordan Shoes

Encelado



“Contiene agua líquida, carbono orgánico, nitrógeno (en forma de amoníaco) y una fuente de energía”, ha manifestado Chris McKay, astrobiólogo del Ames Research Center de la NASA en Moffett Field, California, quien añade, junto con la Tierra, “no existe ningún entorno en todo el Sistema Solar para el que podamos realizar estas afirmaciones”.

Además, chorros semejantes a géiseres expulsan al espacio cristales de hielo y gases permitiendo que una sonda espacial pueda tomar muestras del subsuelo al sobrevolarlo. La sonda Cassini ya lo ha hecho en repetidas ocasiones, pero no está provista de instrumentos para buscar unidades fundamentales de vida ni moléculas complejas. “Necesitamos biomarcadores”, manifestó Larry Esposito, científico planetario en la Universidad de Boulder, Colorado.

Del mismo modo que en la Tierra, en Encelado los organismos pueden sobrevivir en lagos subterráneos, estanques y océanos donde no haya luz solar y en consecuencia no tenga lugar la fotosíntesis, pero podrían utilizar hidrógeno para sintetizar metano a partir del dióxido de carbono (un proceso que se desarrolla en la Tierra y se conoce como metanógeno). El metano, podría incluso ser reciclado si los procesos geológicos alcanzan temperaturas superiores a 500 ºC, “el hecho de que veamos una gran cantidad de metano, lo hace muy interesante”, añadió McKay

El microbiólogo Ronald Oremland del Servicio Geológico de los Estados Unidos en Menlo Park, California, cree que una fuente de alimentación mejor podría ser el acetileno, el cual está presente en los cometas y existen indicios de que también podría encontrarse en los géiseres de Encelado y servir como fuente de “comida rápida” a los microbios, añadió Oremland.

Los microorganismos terrestres que se alimentan de acetileno, convierten esta molécula en etanol y acetato. Su bioquímica es mucho más simple que la de los metanógenos, lo que sugiere que el acetileno podría ser el alimento de los organismos más primitivos.

Pero el acetileno, el metano, el etanol y el acetato no son biomarcadores. Si el metano procedente de Encelado fuese relativamente rico en carbono-12, sería una señal firme de actividad biológica. De igual modo, si los penachos estuvieran emitiendo etanol y acetato rico en carbono-12, también sería una buena señal de que los microbios comedores de acetileno estarían trabajando.

La presencia de aminoácidos también podría revelar la existencia de vida especialmente si se reproducen, o a la inversa, la abrumadora preferencia de la vida terrestre por los L-isómeros sobre la de sus imágenes especulares D-isómeros, constituye una forma sesgada en los procesos abióticos. Cualquier sesgo sería una “evidencia persuasiva de un origen biológico”, añadió McKay

El flujo de calor emitido por el polo sur de Encelado resulta ser mucho mayor de lo que pensaba, según la información recogida por la sonda espacial Cassini de la NASA, y publicado en el 4 de marzo en el Journal of Geophysical Research. Los datos proporcionados por el espectrómetro infrarrojo de la Cassini acerca del polo sur de Encelado, caracterizado por fisuras lineales, indican que, el calor interno generado es de unos 15,8 Gigawatios, aproximadamente unas 2,6 veces superior al total de todas las fuentes termales de la región de Yellowstone, comparable a unas 20 centrales eléctricas de carbón.

Según Carly Howett del Southwest Research Institute en Boulder, Colorado, autor del estudio y miembro científico del equipo del espectrómetro de infrarrojos, ha manifestado que el calor desprendido por la luna es un orden de magnitud superior del que los científicos habían previsto.

Howett anadió, “constituye un misterio el mecanismo capaz de producir el exceso de energía interna observado y desafía los modelos propuestos actualmente de producción de calor a largo plazo”. Se sabe desde 2005, que la región del polo sur de Encelado es geológicamente activa y su actividad está centrada en cuatro zanjas longitudinales ligeramente paralelas de unos 130 km de largo y unos 2 km de ancho, popularmente conocidas como rayas de tigre”

La sonda espacial Cassini también encontró que estas fisuras expulsan constantemente al espacio grandes chorros de partículas de hielo y vapor de agua. Estas zanjas presentan temperaturas elevadas debido a las fugas del calor interno de Encelado.

Un estudio realizado en 2007, predijo que si el calor interno de Encelado era generado por las fuerzas de marea resultantes de la resonancia orbital entre Encelado y Dione, otra luna de Saturno, no debería exceder de 1,2 Gigawatios como valor promedio a largo plazo. El calor producido por la radiactividad natural de su interior podría contribuir con otros 0,3 Gigawatios. Los últimos análisis recurren a las observaciones realizadas en 2008 de toda la región del polo Sur y se ciñen a las temperaturas superficiales para determinar las emisiones sorprendentemente altas de la región.

Una posible explicación del alto flujo de calor observado radica en que la relación orbital de Encelado y Dione varia con el tiempo, permitiendo periodos de calentamientos por marea más intensos separados por periodos más tranquilos. Esto permitiría que la Cassini pudiera tener la suerte de estar viendo Encelado cuando está inusualmente activo. La nueva observación de un mayor flujo de calor hace que sea aún más probable que exista agua líquida bajo la superficie de Encelado, añadió Howett.

Recientemente, los científicos que se encuentran estudiando las partículas de hielo expulsadas con los penachos, han descubierto que algunas de ellas son ricas en sal y posiblemente sean gotículas congeladas de un océano salado en contacto con el núcleo rocoso rico en minerales de Encelado. La presencia de un océano bajo la superficie o quizás un mar en el polo Sur de esta luna entre la corteza de hielo exterior y su interior rocoso, incrementaría la eficacia del calentamiento por las fuerzas de mareas al permitir mayores distorsiones de la corteza de hielo.

Howett añadió que, “la posibilidad de la existencia de agua líquida, una fuente de energía debida a las fuerzas de marea y la observación de la existencia de compuestos orgánicos ricos en carbono en los penachos de Encelado, convierten a este satélite en un lugar de un alto interés astrobiológico”. Carolyn Porco, directora de operaciones de vuelo y jefa del equipo de captación de imágenes de la sonda espacial Cassini en órbita alrededor de Saturno, describió los hallazgos realizados por la nave espacial, de temperaturas elevadas en la región polar de la luna, así como la existencia de un enorme penacho de partículas de hielo lanzadas a miles de kilómetros al espacio como “el filón madre de todos los descubrimientos”. Los análisis de la estela de hielo, la cual incluye vapor de agua y trazas de sustancias orgánicas tales como metano, dióxido de carbono y propano, sugieren que está alimentado por géiseres que estallan desde las bolsas de agua salada contenidas en el interior de la luna.

Los hallazgos, indicó Carolyn Porco, apuntan a la posibilidad de “la existencia de un entorno donde la vida misma estaría en plena efervescencia. Si alguna vez se descubre una segunda génesis que se hubiera producido en nuestro Sistema Solar, de forma independiente a la de la Tierra, entonces se habría roto el encanto. La teoría de la existencia de otra forma de vida de habría probado con seguridad y ésta no sería un error sino una característica del Universo en el que vivimos, que sería común y que se habría producido un sorprendente número de veces”.

La superficie de Encelado, la luna helada de Saturno, constituye uno de los lugares más extraños de nuestro Sistema Solar para buscar vida extraterrestre. Situado en la región gélida del Sistema Solar exterior, ha debido de estar congelado desde hace miles de millones de años.

A diferencia de Marte o Europa la luna de Júpiter, ambos presentan indicios de que podrían albergar agua líquida bajo su superficie. Con un diámetro de poco más de 500 km, Encelado, sencillamente carece de la masa necesaria para mantener su interior lo suficientemente caliente para contener agua subterránea en estado líquido.

Aunque las temperaturas de su superficie rondan los 324 ºC bajo cero, en 2005 la sonda espacial Cassini de la NASA descubrió un penacho gigante de agua lanzada desde las grietas superficiales del polo Sur de Encelado, lo que nos indica que tal vez puede haber un océano global bajo su corteza de hielo.

Los análisis de los penachos realizados por la sonda espacial Cassini evidencian que el agua es salada y los científicos creen que el calentamiento de su polo Sur es equivalente a la liberación continua de unos 13 mil millones de watios de energía generados por la radiación, junto con el calentamiento por las fuerzas de marea. Durante la formación del Sistema Solar, si Encelado pudo reunir mayores cantidades de material rocoso conteniendo elementos radiactivos se podría haber generado temporalmente calor suficiente por la descomposición radiactiva de los elementos para fundir su interior.

Pero para mantener Encelado suficientemente caliente para contener agua líquida bajo su superficie, se ha teorizado que su órbita ligeramente ovalada generaría calor por fricción en su interior debido a las fuerzas de marea.

Las mareas debidas a las fuerzas gravitatorias, producen tensiones que resquebrajan la superficie helada en su polo Sur abriendo y cerrando las grietas generando fricciones que liberarían calor. Para poner a prueba la teoría de calentamiento por fuerzas de marea, los científicos del equipo de la Cassini recubrieron la superficie helada de Encelado con un mapa de las tensiones producidas por las fuerzas de marea con otro mapa de las regiones templadas obtenido mediante el espectrómetro de infrarrojo de la Cassini (CIRS).

“Sin embargo, no coincidian exactamente”, manifestó el Dr Terry Hurford del Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Md. “Por ejemplo, en la grieta designada como Damascos Sulcus, la región que experimentó mayor tensión cortante se encuentra a unos 50 km alejada de la zona de mayor calor”.

Hurford y su equipo creen que esta discrepancia es debida a que la velocidad de rotación de Encelado produce un bamboleo conforme gira. “La observaciones realizadas por la Cassini han descartado una oscilación superior a unos 2 grados con respecto a la velocidad de rotación uniforme” añadió Hurford.

El equipo realizó una simulación por ordenador construyendo un mapa de las tensiones de la superficie de Encelado debidas a los bamboleos y encontró que, existe una variación en las regiones de mayor tensión respecto de las zonas más cálidas observadas.

Hurford anadió “dependiendo de si el bamboleo se desplaza a favor o en contra del movimiento de Saturno en el cielo de Encelado, el rango de las oscilaciones variará de 2 a 0,75 grados y dará lugar a un mejor ajuste con las regiones más calidas observadas”.

El bamboleo también genera calor a razón de unas cinco veces más que el producido en el interior de Encelado por las fuerzas de marea, y el exceso de calor probablemente sea el responsable de la existencia en su interior de un océano durante mucho tiempo, según Hurford. Esto resulta de gran importancia en la búsqueda de vida, por que ésta necesita de un entorno estable para su desarrollo.

“Encelado no es completamente esférico, por lo que al desplazarse en su órbita el tirón gravitatorio de Saturno genera un par de torsión que induce el bamboleo de la luna” añadió Hurford. Además, la órbita de Encelado se mantiene en forma ovalada manteniendo las fuerzas de marea a causa de la atracción gravitatoria de su luna vecina más grande Dione. Dione se encuentra más alejado de Saturno que Encelado, por lo que tarda más en completar su órbita. Por cada órbita completa de Dione, Encelado realiza dos órbitas, produciendo un alineamiento regular que tira de la órbita de Encelado forzando su forma ovalada.

Imágenes e información procedentes de NASA/JPL/Space Science Institute y de NASA/ESA Cassini Mission y Saturn/JPL

Fuente: The Daily Galaxy via NASA/ESA Cassini Misión and Saturn JPL y Nature

Universo Al Día

APOD
Imagen del Día

Observatorio (castellano)
APOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

EPOD

EPOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

Cambia la imagen a mostrar:

Otras imágenes: LPOD, ASOD, OPOD, Observatorio de la Tierra (NASA)

Formulario De Conexión

Quién está en línea

38 Visitantes, 0 Usuarios