Portada
A pesar de que la sonda Huygens se posó en la superficie de Titán en el 2005 y estuvo enviando datos durante 90 minutos después de la toma de contacto, los científicos son capaces de extraer aún más información de la misión exprimiendo todo lo que pueden de la misma. La última lograda procede de la reconstrucción de la forma en la que aterrizó la sonda, “rebotó, se deslizó y se tambaleó“, lo que nos da una idea acerca de la naturaleza de la superficie de Titán, según manifiestan un grupo internacional de científicos.Frame Skate x Nike SB Dunk Low "Habibi" CT2550-600 To Buy

titán

Concepción artística del lugar de aterrizaje de la sonda Huygens en la superficie de Titán.



El Dr. Stefan Schröder del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar y autor de un artículo publicado recientemente en la revista Planetary and Space Science afirma que "un pico en los valores de la aceleración nos da a entender que la primera oscilación de la sonda fuera debida posiblemente a que se encontrara con alguna piedra que sobresaliera unos 2 cm de la superficie de Titán, y puede que incluso, la empujara contra el suelo, haciendo suponer que la superficie presentara una consistencia blanda de arena húmeda".

Una animación del aterrizaje se expone a continuación.



Schröder y su equipo fueron capaces de reconstruir el aterrizaje tras el análisis de los datos aportados por los diferentes instrumentos que estuvieron activos durante el impacto, y en particular buscaron variaciones en la aceleración experimentada por la sonda.

Los datos proporcionados por los instrumentos fueron comparados con los resultados de las simulaciones por ordenador, así como una prueba de caída utilizando un modelo de la Huygens diseñada específicamente para repetir el aterrizaje.

Los científicos creen que la Huygens aterrizó sobre algo similar a una llanura inundada, que ya se había secado en ese momento. Los análisis revelaron que en el primer contacto con la superficie de Titán, la sonda hizo un hoyo de unos 12 cm de profundidad antes de rebotar sobre la superficie plana. La sonda se inclinó unos 10 grados en la dirección del movimiento y a continuación se deslizó de 30 a 40 cm sobre la superficie.

Este deslizamiento fue lento debido a la fricción con la superficie y tras alcanzar su lugar final, se tambaleó hacia delante y atrás unas cinco veces. Estos movimientos se realizaron en 10 segundos después del contacto con la superficie.

Estudios anteriores ya establecieron que la superficie de Titán debía ser bastante blanda. Los nuevos estudios van un paso más allá, añadió el equipo, el cual demuestra que si algo ejerce poca presión sobre su superficie, ésta se presentará dura, pero si por el contrario la presión es fuerte, el cuerpo se hundirá apreciablemente.

"Es algo así como la nieve congelada en la cima de una montaña", añadió Erich Karkoschka, un coautor del estudio, de la Universidad de Arizona en Tucson. "Si una persona camina con cuidado puede andar sobre una superficie sólida, pero si das pasos sobre la nieve no demasiado dura la puedes romper y hundirte profundamente".

Si la sonda hubiese impactado sobre algo como barro húmedo, sus instrumentos habrían registrado un golpe sordo sin ninguna otra indicación de rebote o deslizamiento. La superficie debe haber sido pues lo suficientemente blanda para que la sonda experimentara un hundimiento apreciable y lo suficientemente fuerte para que la Huygens se pudiera balancear hacia delante y hacia atrás.

titán

Imágenes sin procesar enviadas por el Visor de Descenso/Radiómetro Espectral a bordo de la sonda, durante el descenso a través de la atmósfera de Titán, muestran su superficie con bloques de hielo esparcidos a su alrededor. (ESA/NASA/Universidad de Arizona).



Schröder añadió, "también podemos verificar durante el aterrizaje de la Huygens, de la existencia de un suelo como "afelpado" similar a materia polvorienta que fue expulsado a la atmósfera y permaneció en suspensión durante unos cuatro segundos tras el impacto", (se sabe que la mayoría de los aerosoles orgánicos son expulsados como llovizna hacia el exterior de la atmósfera de Titán).

Puesto que se levantó polvo fácilmente, lo más probable es que estuviera seco, dando a entender que no debió haber llovido ni metano ni etano durante un cierto tiempo antes del aterrizaje.

Karkoschka, manifestó que "no llueve muy a menudo en Titán", aclarando que las lluvias de metano líquido pueden no tener lugar durante décadas o siglos, "y cuando suceden, esculpen los canales que apreciamos en las imágenes enviadas por la Huygens momentos antes del aterrizaje cuando se aproximaba a la superficie, y añadió, la zona superior del lugar donde aterrizó estaba completamente seca, por lo que probablemente no habría llovido durante mucho tiempo”.

Karkoschka, agregó también que, cuando aterrizó la Huygens, su lámpara de iluminación miraba hacia abajo, por lo que pudo calentar el suelo y vaporizar el metano, y añadió, "esto nos dice que el suelo por debajo de la superficie probablemente si estaría húmedo".

En estudios anteriores se ha sugerido que la sonda Huygens aterrizó en las cercanías del borde de uno de los lagos de hidrocarburos de Titán. Mediante los equipos de radar de la Cassini mientras orbitaba a Titán se pudieron observar cientos de lagos y mares pero con temperaturas superficiales de -179 ºC, careciendo de agua, en cambio, sí se observaron hidrocarburos líquidos, principalmente metano y etano liquido sobre la superficie de la luna apreciándose la existencia de carbonos complejos en sus dunas y en otras regiones de su superficie.

Fuente: Universe today

Universo Al Día

APOD
Imagen del Día

Observatorio (castellano)
APOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

EPOD

EPOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

Cambia la imagen a mostrar:

Otras imágenes: LPOD, ASOD, OPOD, Observatorio de la Tierra (NASA)

Formulario De Conexión

Quién está en línea

54 Visitantes, 0 Usuarios