Portada
Los nuevos análisis de las observaciones realizadas a Júpiter hace más de una década por la misión Galileo de la NASA, contribuyen a identificar lugares donde Europa expulsa una mezcolanza de sustancias procedentes de su interior. "Hemos encontrado regiones donde partículas cargadas tales como electrones y protones que golpean su superficie, han contribuido en mayor o menor grado a procesos químicos de sustancias procedentes de su océano interior", según ha manifestado J. Brad Dalton del Jet Propulsion Laboratory de la NASA y principal autor del informe recientemente publicado en la revista Planetary and Space Science. "Lo que nos viene a indicar es que estas sustancias representan la composición original del océano, sin cambios significativos y podrían ser los mejores sitios para dirigir un módulo de aterrizaje o estudiarlo con un orbitador.michael jordan retirement conspiracy

Europa



Europa tiene un tamaño muy parecido a nuestra Luna y, al igual que ésta, siempre presenta la misma cara hacia el planeta que orbita. Imagíneselo como un coche girando alrededor de una montaña con su ventana izquierda mirando siempre hacia esa montaña.

La órbita de Europa alrededor de Júpiter está cargada de partículas energéticas vinculadas al potente campo magnético de Júpiter. Además de electrones, también existen iones de azufre y oxígeno procedentes de las erupciones volcánicas de Ío, su luna vecina. El campo magnético arrastra estas partículas energéticas alrededor de Júpiter más rápidamente que el desplazamiento de Europa y en su misma dirección: unas 10 horas por vuelta para el campo magnético frente a 3,6 días para Europa.

Así, en vez de atrapar insectos en el parabrisas delantero en el caso del símil de nuestro coche circulando alrededor de la montaña, estos queda atrapados en su parte posterior mediante "un viento" que va por detrás casi nueve veces más rápido que el coche. Europa tiene un "hemisferio de cabeza" en su parte delantera y "hemisferio de cola" en su parte trasera.

Estudios anteriores ya habían encontrado que se producía más ácido sulfúrico hacia el centro del hemisferio de cola que en otros lugares de su superficie, y es interpretado como el resultado de la química desarrollada por los iones de Azufre al bombardear la superficie de hielo. Dalton y los coautores del JPL así como el Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory, en Laurel, Maryland, examinaron los resultados de las observaciones realizadas por el espectrómetro de infrarrojos cercano de la sonda Galileo en cinco regiones ampliamente distribuidas de la superficie de Europa.

Europa



El espectro de la luz reflejada por la superficie congelada permitió distinguir entre el agua original y los sulfatos hidratados. Entre estos últimos se encuentran los sulfatos hidratados de magnesio y sodio así como soluciones de ácido sulfúrico. Se compararon las distribuciones de estas sustancias con modelos de cómo lo hacían los flujos de electrones energéticos e iones de azufre y oxígeno alrededor de la superficie de Europa. Encontraron que la concentración de ácido sulfúrico congelado en su superficie variaba enormemente. Variaba desde niveles no detectables en las proximidades del centro del hemisferio de cabeza, hasta más de la mitad del encontrado en la superficie en los alrededores del centro del fuertemente bombardeado hemisferio de cola. La concentración está fuertemente relacionada con la cantidad de electrones e iones de azufre que golpean la superficie.

"La estrecha correlación entre electrones y flujos de iones frente a la concentración de ácido sulfúrico indica que la química de la superficie se ve afectada por estas partículas cargadas", manifestó Dalton. "Si estás interesado en la composición y habitabilidad del océano interior, los mejores lugares para estudiarlo serían las regiones del hemisferio de cabeza que hemos identificado como el que recibe la menor concentración de electrones y posee las menores concentraciones de ácido sulfúrico".

Los depósitos en la superficie de estas regiones son más propensos a preservar los compuestos químicos originales que surgieron desde el interior. Dalton sugiere que en las futuras misiones espaciales a Europa deben estar dirigidas al estudio de estos depósitos bien desde la órbita o aterrizando en ellos. "Las sustancias más oscuras del hemisferio de cola, probablemente sean el resultado de procesos químicos activados desde el exterior, con algo de la materia oceánica original", según Dalton. "En tanto que la investigación de la química de los productos de superficie estén impulsados por las partículas cargadas, continuará siendo interesante desde el punto de vista científico, existiendo un creciente interés dentro de la comunidad científica en caracterizar el contenido de los océanos y determinar si podría sustentar vida. Este tipo de lugares podrían ser las ventanas que nos lo permitirán realizar". En el siguiente gráfico de Europa, la luna de Júpiter esquematiza la relación entre la cantidad de energía descargada en la luna por el bombardeo de partículas cargadas y el contenido de sustancias químicas en los depósitos de hielo de la superficie en cinco regiones de la luna, designadas con las letras A hasta E.

Europa



Imágenes: NASA/JPL-Caltech/Univ. of Ariz./JHUAPL/Univ. of Colorado

Fuente: The Daily Galaxy

Universo Al Día

APOD
Imagen del Día

Observatorio (castellano)
APOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

EPOD

EPOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

Cambia la imagen a mostrar:

Otras imágenes: LPOD, ASOD, OPOD, Observatorio de la Tierra (NASA)

Formulario De Conexión

Quién está en línea

87 Visitantes, 0 Usuarios