Portada
Mediante el análisis de las peculiares grietas que recubren la superficie helada de Europa, científicos de la NASA han encontrado evidencias de que posiblemente esta luna de Júpiter haya girado en algún momento alrededor de un eje inclinado. Esta oblicuidad podría haber influido en los cálculos acerca de cuánto de la historia de Europa está registrada en su corteza congelada, cuanto calor se genera en su océano por las fuerzas de marea e incluso cuanto tiempo ha permanecido líquido su océano. Su oblicuidad también podría afectar a las estimaciones de la edad de ésta luna, con unos de océanos de 120 km de profundidad. Se cree que las fuerzas de marea podrían generar el calor necesario para mantener líquido su océano, y su oblicuidad también podría sugerir la generación de un calor adicional. Esto a su vez, también podría mantener líquido el océano durante más tiempo.Air Jordan

Image



Alyssa Rhoden becaria postdoctoral del Oak Ridge Associated Universities que actualmente se encuentra trabajando en el Goddard Space Flight Center de la NASA ha manifestado que: “Uno de los misterios de Europa es debida a que la orientación de sus largas grietas han cambiado con el tiempo. Resulta que una pequeña oblicuidad en el eje de rotación ocurrida en algún momento del pasado podría explicar bastantes cosas de las que vemos”. Alyssa es la autora principal de un artículo publicado en la revista Icarus durante el mes de septiembre-octubre en la que describe estos resultados.

La red de entrecruzamiento de las grietas de Europa sirve como registro de las tensiones ocasionadas por las enormes fuerzas de marea que experimenta el océano de esta luna. Estas fuerzas de marea se producen porque la órbita de Europa alrededor de Júpiter es ligeramente ovalada. Cuando Europa se encuentra más cerca del planeta, la luna se estira como si fuera una banda de goma, alcanzando sus océanos un incremento máximo de altura de casi 30 metros. Esto viene a ser casi tan alto como el tsunami del 2004 del Océano Índico, pero esto tiene lugar en un cuerpo que mide alrededor de la cuarta parte del diámetro de la Tierra. Cuando Europa se encuentra en el punto más alejado de Júpiter se suavizan las fuerzas de marea y vuelve a adoptar la forma esférica.

La corteza de hielo tiene que estirarse y aflojarse para adecuarse a estos cambios, pero cuando las tensiones se hacen demasiado grandes se fractura. Lo verdaderamente desconcertante es por qué las grietas se orientan con el transcurrir del tiempo en diferentes direcciones a pesar de que siempre se orienta hacia Júpiter el misma lado de Europa.

La explicación más destacada es la de que la corteza externa helada de Europa podría rotar ligeramente más rápido que la luna al orbitar a Júpiter. Si se produjera esta rotación fuera de sincronía, la misma capa de hielo no presentaría siempre la misma cara hacia Júpiter.

Rhoden y su coautor Terry Hurford, pusieron a prueba esta idea a través de las imágenes tomadas por la nave espacial Galileo de la NASA durante sus casi ocho años de servicio que comenzaron en 1995. “Galileo proporcionó muchos cambios de comprensión sobre Europa, uno de los cuales fue el fenómeno de la falta de sincronización en su rotación”, manifestó Claudia Alexander del Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena, California, que fue directora del proyecto cuando finalizó la misión Galileo.

Rhoden y Hurford compararon el modelo de grietas de una región clave cerca del ecuador de Europa con las predicciones basadas en tres explicaciones diferentes. El primer conjunto de predicciones se basaba en la rotación de la capa de hielo. El segundo conjunto suponía que Europa giraba alrededor de un eje inclinado (oblicuidad), que a su vez cambiaba la orientación del polo con el tiempo. Este efecto se conoce con el nombre de precesión y se parece mucho a lo que sucede cuando un trompo comienza a disminuir su velocidad y empieza a tambalearse. La tercera explicación es que las grietas se presentan en direcciones aleatorias.

Los investigadores lograron la mejor interpretación cuando supusieron que la precesión se habría podido producir por un efecto combinado de su oblicuidad de alrededor de un grado con algunas fracturas aleatorias, manifestó Rhoden. La rotación desincronizada constituyó un éxito sorprendente en parte porque Rhoden encontró una equivocación en los cálculos realizados con éste modelo.

Este primer plano de la región Bright Plains (Llanuras brillantes) en las cercanías del ecuador de Europa ponen al descubierto capa tras capa de grietas (izquierda). Al interpretar las direcciones de las largas y rectas grietas denominadas alineamientos (derecha), los científicos de la NASA determinaron que probablemente Europa habría girado en algún momento alrededor de un eje inclinado

Image



“Entresacando nueva información de los datos recogidos por la sonda espacial Galileo, el presente trabajo refina y mejora nuestra comprensión de la muy inusual geología de Europa”, ha manifestado Richard Greenberg profesor de la Universidad de Arizona que había propuesto anteriormente la idea de que fuera por falta de sincronización. Greenberg fue asesor de pregraduado de Rhoden y de postgraduado de Hurford.

La existencia de la oblicuidad no descarta la falta de sincronización, según Rhoden y Greenberg, pero sí sugiere que las grietas de Europa pueden ser mucho más recientes de lo que se pensaba. Esto se debe a que la dirección del eje de rotación puede cambiar hasta valores de varios grados por día, pudiendo completar una precesión en varios meses. Por otra parte, con la explicación principal, una rotación completa de la costra de hielo tardaría aproximadamente 250.000 años. Tanto en un caso como en otro, serían necesarias varas rotaciones para explicar las formas del agrietamiento.

Los análisis no especifican cuando se habría podido producir la oblicuidad. Hasta ahora no se ha realizado mediciones de la inclinación del eje de rotación de Europa y esto constituye una de las metas que tienen pendientes los científicos para futuras misiones a Europa.

Rhoden añadió, “una de las cuestiones pendientes más fascinantes es porqué sigue siendo activa Europa. Si los investigadores identifican con exactitud el actual eje de rotación de Europa, nuestros resultados nos permitirían evaluar si los indicios que estamos encontrando en la superficie de esta luna están en consonancia con las condiciones actuales”.

La misión Galileo fue dirigida por el Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena, California para el Science Mission Directorate.

Fuente: Daily Galaxy

Universo Al Día

APOD
Imagen del Día

Observatorio (castellano)
APOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

EPOD

EPOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

Cambia la imagen a mostrar:

Otras imágenes: LPOD, ASOD, OPOD, Observatorio de la Tierra (NASA)

Formulario De Conexión

Quién está en línea

73 Visitantes, 0 Usuarios