Portada
El Telescopio Espacial Hubble, de la NASA/ESA, ha descubierto varios géiseres de vapor de agua emergiendo desde la superficie de Europa en las proximidades de su polo sur. Ya se suponía que Europa albergaba un océano líquido debajo de su corteza de hielo convirtiéndose en uno de los principales objetivos en la búsqueda de mundos habitables fuera de la Tierra. Este nuevo hallazgo constituye la primera evidencia observable de la existencia de vapor de agua eyectado desde la superficie de la luna.Le Coq Sportif

Image

Lorenz Roth, del Instituto de Investigación del Suroeste (Southwest Research Institute) de San Antonio, Texas, ha manifestado que: "El descubrimiento de la existencia de géiseres de vapor de agua en las cercanías de polo sur refuerza la suposición de Europa como principal candidato potencial de habitabilidad. Sin embargo, aún desconocemos si estos géiseres están o no conectados al subsuelo de agua líquida". Estos hallazgos del Hubble serán publicados el 12 de diciembre en la edición en línea de Science Express y se han dado a conocer hoy día en la reunión de la Unión Geofísica Americana (American Geophysical Union) en San Francisco, California.

El descubrimiento realizado por el Hubble convierte a Europa en la segunda luna del Sistema Solar que se sepa posee géiseres de vapor de agua. En 2005, también fueron detectados géiseres de vapor de agua y polvo por la sonda espacial Cassini de la NASA eyectándolos con fuerza desde la superficie Encelado, luna de Saturno.

Los géiseres de Europa fueron descubiertos mediante las observaciones realizadas por el Hubble en diciembre de 2012. El Espectrógrafo de Imágenes del Telescopio Espacial (STIS), detectó la débil luz ultravioleta emitida desde una aurora en el polo sur de la luna. Esta aurora estaba accionada por el intenso campo magnético de Júpiter, lo que daba lugar a que las partículas alcanzasen velocidades tan altas que podían escindir las moléculas de agua cuando golpeaban los penachos, generando iones de hidrógeno y oxígeno que dejaban su impronta en los colores de la aurora.

Hasta ahora, únicamente se ha detectado en la luna vapor de agua, a diferencia de los géiseres de Encelado que además contienen partículas de hielo y polvo.

Joachim Saur, de la Universidad de Colonia, Alemania, coautor del estudio e investigador principal de la campaña de observación del Hubble, ha manifestado: "Hemos llevado al Hubble hasta sus límites para observar ésta débil emisión. Sólo después de haber sido reparado en la última misión de mantenimiento la cámara del Telescopio Espacial Hubble, se consiguió la ganancia de sensibilidad suficiente para localizar estos géiseres".

Roth, insinúa que las largas grietas de la superficie de Europa conocidas como líneas, podrían expeler vapor de agua al espacio. Grietas similares han sido fotografiadas en las proximidades del polo sur de Encelado por la sonda espacial Cassini. Se desconoce a qué profundidad puede encontrarse la fuente de agua bajo la corteza de hielo de Europa, y Roth se pregunta, ¿se extienden los respiraderos hasta el océano bajo la superficie o son solamente eyecciones de hielo calentado por las fuerzas de fricción cercanas a la misma?".

Al igual que en Encelado, el equipo del Hubble encontró que la intensidad de los penachos variaba con la posición orbital de Europa. Sólo se han visto géiseres activos cuando la luna se encuentra más alejada de Júpiter, pero los investigadores no han podido detectar ninguna evidencia de venteo cuando Europa se encuentraba más cerca de él.

Una explicación podría ser que las largas fracturas de la corteza de hielo experimenten más tensiones conforme las fuerzas de marea gravitatorias empujen y tiren de la luna y de este modo abran conductos de ventilación a mayores distancias de Júpiter. Los conductos de ventilación se estrechan o cierran cuando se alcanza su máxima aproximación (1). Kurt Retherford, que también forma parte del Instituto de Investigación del Suroeste, puntualiza que: "la variabilidad del penacho da soporte a una predicción clave que deberíamos observar acerca de este tipo de efecto de marea si verdaderamente existe un océano bajo la superficie de Europa".

Futuras misiones de sondas espaciales a Europa podrían confirmar la ubicación exacta y los tamaños de estos conductos de ventilación y determinar si están conectados a depósitos líquidos del subsuelo. Esto representa una noticia importante para futuras misiones de la ESA a estas lunas heladas tal como la prevista el 2022, cuyo objetivo sería explorar Júpiter y tres de sus mayores lunas: Ganimedes, Calisto y Europa.

Nota (1):
Cuando Europa orbita alrededor de Júpiter, la luna experimenta fuerzas de marea variables en los diferentes puntos de su órbita. Las fuerzas de marea comprimen los conductos de ventilación en la región del polo Sur cuando Europa se encuentra más cerca de Júpiter y se expanden cuando está más lejos, por lo que es posible que se abran estos respiraderos. La existencia de un océano bajo su superficie permitiría que las tensiones ejercidas sobre la misma fuesen mucho más fuertes que en su interior por lo que serían más flexibles y maleables.

Fuente: Space Telescope

Universo Al Día

APOD
Imagen del Día

Observatorio (castellano)
APOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

EPOD

EPOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

Cambia la imagen a mostrar:

Otras imágenes: LPOD, ASOD, OPOD, Observatorio de la Tierra (NASA)

Formulario De Conexión

Quién está en línea

118 Visitantes, 0 Usuarios