Portada
Los astrónomos creen haber encontrado en nuestra Vía Láctea una estrella masiva que se ha transformado en un pequeño planeta hecho de diamante. El descubrimiento publicado en Science fue realizado por un equipo internacional de investigación dirigido por el profesor Matthew Bailes, Vicerrector de la Universidad de Tecnología de Swinburne en Melbourne y el director de la temática “Universo Dinámico”, en una nueva iniciativa astronómica de amplio espectro del Centro Superior ARC de Astrofísica Celeste (CAASTRO).

púlsar

El púlsar del centro de la imagen es orbitado por un cuerpo que viene a tener aproximadamente la masa de Júpiter y que está compuesto principalmente por Carbono; efectivamente es un diamante masivo. La órbita representada por la línea de marcas entrecortadas cabría fácilmente en el interior de nuestro Sol y está representada por la superficie amarilla. Las líneas azules representan las señales de radio procedentes del púlsar el cual gira 175 veces por segundo (Swinburne Astronomy Productions).


Investigadores de Australia, Alemania, Italia, Inglaterra y Estados Unidos detectaron inicialmente una estrella atípica llamada púlsar mediante el radiotelescopio Parkes de la CSIRO (Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation) siendo confirmado su descubrimiento mediante el radiotelescopio Lovell del Reino Unido y uno de los telescopios Keck de Hawai.

Los púlsares son pequeñas estrellas en rápida rotación de unos 20 km de diámetro (el tamaño de una pequeña ciudad), que emiten un haz de ondas de radio. Conforme gira la estrella, el haz de radioondas barre con regularidad la Tierra, y los radiotelescopios detectan esa fuente sistemática de pulsos de radio.

Para el púlsar recién descubierto, designado como PSR J1719-1438, los astrónomos descubrieron que los tiempos de llegada de los pulsos eran modulados sistemáticamente, por lo que llegaron a la conclusión de que esto era debido a la atracción gravitatoria de un pequeño planeta acompañante que orbitaría al púlsar formando un sistema binario.

Tanto el púlsar como su planeta forman parte del plano de estrellas de la Vía Láctea y se encuentra a 4.000 años luz de distancia en la Constelación de la Serpiente. Este sistema se encuentra aproximadamente en la octava parte del camino en dirección al Centro Galáctico partiendo de la Tierra.

La modulación de las señales de radio proporcionan información a los astrónomos acerca del planeta. En primer lugar, el planeta orbita el púlsar en solo dos horas y diez minutos siendo la distancia entre ambos cuerpos de 600.000 Km, (algo menos que el radio de nuestro Sol).

En segundo lugar, su acompañante debe ser pequeño, inferior a 60.000 km, (unas cinco veces el diámetro de la Tierra). El planeta está tan cerca del púlsar que si fuese un poco más grande sería desgarrado por la gravedad del púlsar. Pero a pesar de su pequeño tamaño, el planeta posee una masa algo mayor que la de Júpiter. El profesor Bailes añadió, “esta densidad del planeta es tan alta que nos proporciona una pista sobre su origen”.

Se ha desgarrado una estrella. El equipo cree que “el planeta de diamante” es todo lo que queda de una estrella masiva, cuya mayor parte ha sido succionado por el púlsar.

J1719-1438 es un púlsar con una rotación muy rápida, por lo que se le conoce como púlsar de milisegundos. Sorprendentemente, gira más de 10.000 veces por minuto y su masa es de unas 1,4 veces la del Sol pero con un diámetro de solo 20km. Alrededor del 70 % de los púlsares de milisegundos tienen alguna clase de acompañante. Los astrónomos creen que el compañero bajo la forma de estrella ha transformado un viejo y moribundo púlsar en otro de milisegundos mediante la transferencia de materia, haciéndolo girar hasta una velocidad muy alta. El resultado es un púlsar milisegundo en rápida rotación con un acompañante encogido, llamado más comúnmente enana blanca.

“Sabemos de otros pocos sistemas denominados binarias de rayos X ultracompactas de poca masa, que pueden estar evolucionando conforme a esta situación y probablemente representen los progenitores de un púlsar como J1719-1438”, ha manifestado el miembro del equipo el Dr Andre Possenti, director del INAF-Osservatorio Astronomico de Cagliari en Italia.

Pero el pulsar J1719-1438 y su acompañante están tan cerca uno de otro, que ésta tan solo puede ser una enana blanca muy mermada, que ha perdido sus capas exteriores y más del 99,9 % de su masa original.

“Este resto probablemente esté compuesto en su mayor parte de Carbono y Oxígeno, puesto que, una estrella constituida por elementos más ligeros como el Hidrógeno y el Helio sería demasiado grande para encajar con los periodos de la órbita”, así lo ha manifestado el Dr Michael Keith (CSIRO), miembro del equipo de investigación.

Su densidad implica con toda certeza que esta materia tiene que ser cristalina: es decir, una gran parte de la estrella puede ser similar a un diamante.

“El destino final de los sistemas binarios viene determinado por la masa y el periodo orbital de la estrella donante en el momento en que se está trasfiriendo la masa. La rareza del púlsar milisegundo con un planeta masivo acompañante da a entender que tales “planetas exóticos” son la excepción en vez de la regla y se precisan circunstancias especiales”, ha manifestado el Dr Benjamin Stappers de la Universidad de Manchester.

El equipo encontró el púlsar J1719-1438 entre casi 200.000 Gigabites de datos empleando códigos especiales en supercomputadoras de la Universidad de Tecnología de Swinburne, la Universidad de Manchester y el INAF-Osservatorio Astronomico de Cagliari.

El descubrimiento fue realizado durante una búsqueda sistemática de púlsares en todo el cielo en el que también estuvo involucrado el radiotelescopio de 100 metros de Effelsberg del Instituto Max-Plank de Radioastronomía ((MPIfR) de Alemania. “Este ha sido el mayor y más sensible sondeo de esta naturaleza jamás realizado. Esperábamos encontrar cosas interesantes y es estupendo que esté sucediendo así. Y hay más cosas por venir” manifestó el Dr Michael Kramer del MPIfR.

El profesor Matthew Bailes es miembro del Centro de Astrofísica y Supercomputación en Swinburne, el cual es el único capaz de procesar la enorme cantidad de datos generados por los telescopios y las simulaciones.

Fuente: ScienceDaily

Universo Al Día

APOD
Imagen del Día

Observatorio (castellano)
APOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

AAPOD
Imagen Amateur Astronómica del Día

Comenta la foto en el foro

EPOD

EPOD (inglés)
Comenta la foto en el foro

Cambia la imagen a mostrar:

Otras imágenes: LPOD, ASOD, OPOD, Observatorio de la Tierra (NASA)

Formulario De Conexión

Quién está en línea

9 Visitantes, 0 Usuarios