Una vez cada 42 años, la línea formada entre Urano y la Tierra está perfectamente alineada, de manera que los anillos del planeta se ven de canto. Desde que los anillos se descubrieron en 1977, esta es la primera oportunidad que tienen los astrónomos para observar el planeta sin el resplandor y el polvo de los mismos.nike high retro men clothes clearance sale women

Estas ocasiones no se presentan en una fecha específica, sino que resulta algo más complicado. Dado que el planeta Tierra orbita al Sol mucho más rápidamente que Urano, existen tres ocasiones diferentes en las que Urano y la Tierra están perfectamente alineados: el 3 de mayo y el 16 de agosto de 2007 y el 20 de febrero de 2008. Desafortunadamente durante esta última alineación, el Sol se encontraba exactamente entre ambos planetas por lo que resultó imposible observar Urano.

La primera imagen de Urano durante esta ocasión especial fue realizada por un equipo de astrónomos de la UC de Berkeley. Ellos observaron Urano el 28 de mayo con la cámara de infrarrojo cercano y la óptica adaptativa del telescopio W.M. Keck II en la cumbre del Mauna Kea en Hawai. Las imágenes revelaron que próximo al borde del anillo aparecía como una línea brillante atravesando Urano en su lado derecho.

Las imágenes siguientes proceden del Hubble, y fueron tomadas el 14 de agosto. En estas imágenes tomadas en el preciso momento en que los anillos se alineaban con la Tierra y mostraban aspectos similares a las imágenes del Keck donde también se apreciaban algunos anillos externos descubiertos recientemente. El anillo más exterior observado por el Hubble resultaba difícil de ver en el infrarrojo.

Los astrónomos están esperando que estas imágenes revelen mas detalles acerca de sus lunas para que ayuden a entender como los anillos Cordelia y Ofelia se mantienen en su sitio, pero también se cree que existen más lunas en esa región que ayudan a sustentar todos los 9 anillos. Esta meticulosa geometría podría permitir a los telescopios dejar ver lunas que normalmente no se observarían por el resplandor de los anillos.

Y otra fecha importante:
“El 7 de diciembre es el equinoccio de Urano, que es cuando sus anillos están de canto respecto al Sol, y después de esto, se presenta de nuevo un breve periodo para observar la parte oscura de los mismos, antes de que vuelvan a ser iluminados por otros 42 años”, ha manifestado Heidi B. Hammel del Instituto de Ciencias Espaciales en Boulder, Colorado.

Fuente: UC Berkeley News Release y universetoday.com
Imagen: http://www.universetoday.com/wp-content/uploads/2007/08/2007-0823uranus11.jpg